INCUBADORAS de EMPRESAS.

Creación, funcionamiento y lógica detrás de las incubadoras de empresas

Historia de la incubación de empresas

with 3 comments

El concepto de Incubadora de empresas dio sus primeros pasos en la década de los 50 en Silicon Valley, California, a partir de las iniciativas de la Universidad de Stanford, la cual creó un parque industrial y, posteriormente, un parque tecnológico (Stanford Research Park), con el objetivo de promover la transferencia de tecnología desarrollada en la Universidad hacia las empresas y la creación de nuevas empresas intensivas en tecnología, principalmente del sector electrónico. El éxito obtenido con esa experiencia estimulo la replicación de iniciativas semejantes en otras localidades, dentro y fuera de los Estados Unidos.

En Europa, las incubadoras surgieron inicialmente en Inglaterra, subsidiadas por la British Steel Corporation, que estimulo la creación de pequeñas empresas en áreas relacionadas con la producción de acero.

La estructura de las Incubadoras actuales, se configura en la década de los setenta, nuevamente en los Estados Unidos. A partir del final de esta década y principios de los ochenta, en europa occidental, los gobiernos locales, las universidades e instituciones financieras se reunieron para evaluar el proceso de industrialización de las regiones poco desarrolladas o en fase de declinación debido a la recesión de los años setenta y ochenta. La motivación era de naturaleza económica y social, vislumbrando la creación de puestos de trabajo, generación de renta y desarrollo económico. Las incubadoras europeas fueron concebidas, por tanto, dentro de un contexto de políticas gubernamentales que tenían el objetivo de promover el desarrollo regional por lo que además de empresas orientadas a nuevas tecnologías, incorporaron empresas de áreas tradicionales de la economía.

La experiencia internacional del concepto Incubadora ha sido exitosamente aplicada en el todo el mundo, pero Estados Unidos es ciertamente la nación más avanzada en la creación y operación de incubadoras de empresas, según estimaciones de la Asociación Nacional de Incubadoras de Empresas (NBIA) en 1980 existían 80 incubadoras en todo el país, cifra que aumento a cerca de 500 el año 1994, actualmente existen cerca de 1000 incubadoras. Entre los años 1995 y 2000 la tasa de creación de incubadoras era de una por semana.

Actualmente es posible encontrar programas de incubación empresarial en prácticamente todas las principales economías del mundo, así como también en muchos países en desarrollo, como por ejemplo China, India, México, Brasil, Turquía y Polonia, entre otros.

El país latinoamericano más avanzado en el desarrollo de incubadoras de empresas es Brasil, que comenzó a trabajar en incubación en 1984 cuando se crearon cinco fundaciones para realizar transferencia de tecnología de las universidades al sector productivo. A fines de ese año se estableció la primera incubadora de empresas, que fue también la primera de América Latina. En 1987 se crea ANPROTEC (Asociación Nacional de Entidades Promotoras de Emprendimientos de Tecnologías Avanzadas) con el objetivo de articular el proceso de creación de incubadoras de empresas. En 1991 el SEBRAE (Servicio Brasileño de Apoyo a Micro y Pequeñas Empresas) comenzó a apoyar la creación de nuevas incubadoras a través del financiamiento de estudio de viabilidad técnica, capacitación y apoyo financiero, como una alternativa dentro de sus proyectos de fomento a la creación de MYPES. Actualmente existen cerca de 300 incubadoras de empresas en todo Brasil.

En Argentina existen 33 incubadoras de empresas y 22 parques tecnológicos, pero las condiciones económicas que género la crisis financiera afecto seriamente la operatividad de estas, adicionalmente, la falta de un sistema de apoyo económico y de capital semilla a dificultado hasta el momento el desarrollo de una red eficiente de incubación.

En Chile el surgimiento de Incubadoras de empresas partió a fines de la década de los ochenta, ingenieros del Servicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC), institución dedicada al fomento productivo, y funcionarios del Municipio de La Cisterna iniciaron la tarea de crear un organismo que tuviera por finalidad acoger a potenciales empresarios, desarrollar sus habilidades emprendedoras y consolidar su negocio, desde el punto de vista de su capacidad negociadora, procesos productivos y administrativos y evolución de su patrimonio.

En esa tarea SERCOTEC aportó la concepción técnica del proyecto y el municipio concurrió con un inmueble inicialmente destinado a una escuela, pero que a la sazón se encontraba en desuso. Más aún, el Municipio adoptó la antigua escuela para que pudiera ejercer como Incubadora de empresas, conforme al diseño y especificaciones técnicas propuestas por SERCOTEC.

El 19 de enero de 1990 fue suscrito un convenio en el cual el municipio entrega en comodato gratuito el inmueble a SERCOTEC, institución que, por su parte, asume el compromiso de administrarlo y promover en él la actividad de los microempresarios que calificaran para ser incorporados al proyecto. Posteriormente, nuevas incubadoras han ido surgiendo, siendo la más antigua Santiago Innova creada por el Municipio de Santiago con el apoyo de la comunidad Económica Europea y el ayuntamiento de Barcelona. En sus catorce años de operación, esta incubadora a prestado asistencia a cerca de 9.000 iniciativas empresariales, incubando a 70 nuevas empresas.

En Chile se ha promovido un modelo de incubación basado en las universidades, bajo este esquema se han creado veintiuna incubadoras, de estas las más exitosas son Octantis, de la Universidad Adolfo Ibáñez y el 3IE de la Universidad Técnica Federico Santa María. Cada una ha conseguido generar cerca de 20 empresas en sus 4 años de operación.

En la Sexta Región, la Municipalidad de Rancagua realizó un intento por crear una incubadora de empresas orientada a la generación de pequeñas empresas manufactureras, sin embargo el modelo de incubación implementado presento limitaciones para generar el flujo de proyectos requeridos y políticas poco claras de graduación de las empresas incubadas, hicieron que estas se negarán a independizarse de la incubadora, lo cual impidió la entrada de nuevos proyectos.

Anuncios

Written by Cristian Toledo

septiembre 25, 2007 a 12:37 pm

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. hola, su pagina me parece bastante util, tengo a mi cargo una incubadora de recien arranca, soy de mexico, estoy tan emocionada con el proyecto que elegi el tema de mejorar la metodologia de la incubadora que se implanto en mi universidad para titularme de maestria en ing. industrial, pudiera recomendarme bibliografia sobre el tema. graicas

    chadira

    mayo 13, 2008 at 5:36 am

  2. Me inetresa visitar una encubadora de empresas de base tecnologica que se desarrole dentro de una Universidad publica , ya que como Director de la Escuela de Economia me interesa implementar un proyecto dentro de la Universidad de Costa Rica, gracias por la informacion

    Carlos Palma

    agosto 8, 2008 at 1:26 am

  3. […] sus mas y sus menos y sus resultados dispares, las incubadoras de empresas se han instaurado en las politicas tecnologicas como un organo de interfase del sistema de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: